martes, 11 de enero de 2011

Antiguo y Nuevo Testamento




El Antiguo Testamento acaba con una maldición y el Nuevo Testamento con una bendición.