miércoles, 19 de enero de 2011

Cornudos



En la mayoría de los países nórdicos, los que gobernaban las comarcas por tener la condición de ser gobernador, podían elegir a la mujer que más les gustara y deseara para intimar con ella.

Cuando se producía dicha relación, el gobernador colgaba encima de la puerta de su casa unos cuernos para que todo el pueblo supiese del privilegio que tenia su familia y, dicho padre de familia, lucía orgulloso sus cuernos a toda la gente.

De esta costumbre nórdica salió la famosa frase: "poner los cuernos".

No hay comentarios: